desde 53.990 €

Volver

Alfa Romeo 4C

Año 1967. Alfa Romeo produce 18 unidades del 33 Stradale, versión homologada del Tipo 33 utilizado en carreras. Un automóvil considerado por muchos como uno de los más hermosos de todos los tiempos y que ha pasado a la historia por la filosofía de diseño totalmente centrada en las prestaciones, que imponía una drástica reducción del peso.

Un concentrado de tecnologías innovadoras, empezando por el inédito bastidor, montado sobre una estructura mixta derivada de la aeronáutica, en aleación de magnesio y elementos tubulares de acero.

Este es el automóvil en el que se inspira Alfa Romeo 4C y del que toma el relevo, en forma y estructura.

Diseño Interior

Entrar en un Alfa Romeo 4C significa sumergirse en la deportividad. Al igual que por fuera, también en el habitáculo cada elemento tiene una función concreta: se suprime todo el peso innecesario y se proporcionan solo los elementos esenciales para lograr las mejores prestaciones de conducción.

Ante todo la estructura, única, una célula visible realizada en fibra de carbono. En el interior, asientos de carreras que aseguran una posición deportiva, pero confortable. Para realizarlos: material compuesto reforzado, rellenos aligerados y tapicerías a elegir, en tejido técnico o en cuero.


Diseño Exterior

Ninguna concesión a la estética como fin en sí misma, a la comodidad, al deseo de sorprender: la esencia de Alfa Romeo 4C son las prestaciones. Y todas las alternativas estilísticas apuntan a este objetivo.

El corazón latente del vehículo es el motor en posición central visible a través de la luneta trasera.

A partir del motor, toman forman todos los demás elementos. De los pilotos redondos parten los músculos laterales que acogen las tomas de aire necesarias para refrigerar el intercooler. Este lateral cargado de energía y dinamismo genera en el frontal el volumen necesario para acoger los faros delanteros y a su lado los dos nervios en V encuentran su conclusión natural en el escudo Alfa Romeo.

1.750 turbo gasolina, lo mejor de la tecnología aplicada a un motor de combustión interna. Los técnicos Alfa Romeo lo han transformado en una unidad de propulsión aún más agresiva y eficiente.

Los cuatro cilindros, el bloque y la estructura de aluminio, el turbocompresor de nueva generación, la inyección directa a altísima presión, el doble variador de fase continuo, la tecnología Scavenging y el cambio de doble embrague hacen posible que el motor 1.750 alcance nuevas cotas de deportividad.

Los datos de par y potencia específica se sitúan en lo más alto de la categoría, la potencia máxima de 240 CV se alcanza ya a 6.000 rpm: datos que demuestran extraordinaria elasticidad y dinamismo. Resultados excepcionales tanto en velocidad como en aceleración: Alfa Romeo 4C alcanza los 100 km/h en 4,5 segundos y desarrolla una velocidad punta de 258 km/h.Y eso no es todo: prestaciones tan elevadas también tienen en cuenta el impacto medioambiental. Mediante el control de las inyecciones múltiples y los sistemas para reducir la fricción y las pérdidas de energía, el dato de emisiones del Alfa Romeo 4C  es tan reducido que cumple la severa normativa europea Euro 6.

Suspensiones y DNA

Mejora la lógica de funcionamiento de los sistemas electrónicos para lograr el tipo de prestaciones que mejor se adapta a las circunstancias. Pulsando simplemente con un dedo es posible elegir el carácter del vehículo: dócil y prudente (All weather), equilibrado y con prestaciones (Natural) o ágil y agresivo (Dynamic). Desde 2008 esta es la función del selector Alfa D.N.A. A bordo del Alfa Romeo 4C el mismo dispositivo se rediseña totalmente para responder a las exigencias de un supercoche muy deportivo.

Así, a las tres configuraciones existentes se agrega un modo nuevo: Alfa Race.

Alfa Race
Es la configuración de conducción más extrema, que se activa situando el selector en modo Dynamic y manteniéndolo pulsado unos segundos. Perfecto para utilizar en circuito, cuando es necesario disponer del control absoluto del vehículo: Alfa Race limita al máximo la actuación de los sistemas electrónicos, dejando la iniciativa al piloto.

En este caso, el control de estabilidad ESC permanece inactivo y se limita a prevenir el desequilibrio en las frenadas más intensas. El ASR no actúa ni en la potencia ni en los frenos, de forma que la tracción sea gestionada exclusivamente a través del pedal del acelerador. En cambio, permanece activo el diferencial Alfa Q2, que es esencial para maximizar la velocidad de salida de las curvas.


Cambio Alfa TCT

No es solo la potencia la que determina el nivel de prestaciones del Alfa Romeo 4C, para controlar la energía del motor es necesario un sistema de transmisión evolucionado. Así pues, el vehículo está provisto de un cambio de 6 velocidades con doble embrague en seco Alfa TCT: una solución que fusiona la inmediatez del secuencial y la comodidad del automático. Se trata de un sistema que trabaja como dos cambios en paralelo, cada uno con su embrague, donde el acoplamiento de la siguiente marcha se produce mientras la anterior aún está acoplada, eliminando el vacío de suministro.

El cambio Alfa TCT ha sido modificado ex profeso para equipar el Alfa Romeo 4C. En esta particular versión, el software de control del cambio de marchas es totalmente nuevo y asegura la máxima velocidad al seleccionar la marcha, en cualquier condición. En los modos más deportivos, el cambio de marchas resulta más agresivo y se nota un ligero rebote ocasionado por el acoplamiento de la nueva marcha como en los coches de carreras. En cambio, en curva, las marchas se suceden con la mayor suavidad posible para no comprometer la estabilidad del vehículo.


SCAVENGING

A bordo del Alfa Romeo 4C la tecnología Scavenging maximiza el par a regímenes muy bajos, garantizando mayor capacidad de respuesta a las exigencias del piloto. Técnicamente, la centralita de control establece con extrema precisión el ángulo y el momento de cruce de las válvulas, haciendo posible que se genere un flujo de aire directo del colector de admisión al de escape. Este flujo mejora tanto el lavado de la cámara, aumentando el rendimiento de la combustión, como la velocidad de la turbina, disminuyendo el fenómeno de turbo-lag.


TURBOCOMPRESOR

Además de la tecnología Scavenging, el motor está provisto de un turbocompresor de nueva generación, con colector de escape tipo Pulse Converter que mejora el aprovechamiento de las ondas de presión para incrementar el par a regímenes bajos. Tanto el colector como la turbina son de acero microfundido para que puedan operar a temperaturas muy elevadas (más de 1000°): un requisito indispensable para reducir el consumo durante la marcha a media o alta velocidad. Otro elemento útil para el rendimiento del motor es la válvula Wastegate que controla la presión del turbo según diferentes lógicas, dependiendo de la configuración dinámica del vehículo, lo que limita las pérdidas por bombeo.

AFTER-RUN PUMP

Al igual que todos los automóviles superdeportivos, el 4C utiliza un sistema de refrigeración automática para proteger la turbina. Normalmente, el apagado del motor provoca la detención inmediata de la circulación del aceite que se para en los conductos a temperaturas muy elevadas: debido al estrés térmico el aceite pierde su capacidad lubricante y esto origina la formación de residuos que podrían dañar el motor. Para evitar este fenómeno, se ha introducido la After-Run Pump, una bomba eléctrica controlada por la centralita que mantiene activa la circulación en el turbo, completando, de manera automática, el procedimiento de refrigeración.

Dirección Activa Dual Pinion

Es la nueva generación del sistema de dirección desarrollada específicamente para garantizar el célebre placer de conducción Alfa Romeo.

Las ventajas son inmediatas:

  • dirección directa y sensible a cualquier situación de marcha
  • integración completa con los sistemas de control dinámico del vehículo y con el Alfa Romeo D.N.A.
  • confort de marcha elevado gracias a la servoasistencia variable
  • gran maniobrabilidad en ciudad y en las maniobras de aparcamiento gracias a un diámetro de giro de tan solo 10,9 metros
  • reducción sustancial de los consumos de hasta el 3% respecto a un sistema tradicional.

Prefill

En modalidad Dynamic, con Giulietta debuta el Pre-Fill, la nueva funcionalidad que brinda al conductor la máxima rapidez en frenada a través del sistema VDC.

Cuando la centralita detecta una situación de peligro que requiere una rápida frenada, el sistema se pone a presión unos instantes antes de que el conductor pise el pedal del freno, reduciendo así el espacio de frenado del vehículo.


Seguridad Preventiva

Alfa Romeo Giulietta adopta faros delanteros de LED con función de luz diurna (Daytime Running Light) que, al arrancar el coche, enciende automáticamente las luces de posición.

Los pilotos traseros, también de LED, brindan una mayor intensidad luminosa y una mayor seguridad respecto a las lámparas tradicionales, gracias a tiempos de encendido extremadamente cortos.


TPMS

Toda la gama se equipa de serie con el sistema electrónico TPMS (Tire Pressure Monitoring System) que vigila la presión del aire en cada neumático, informando al conductor en caso de descenso de la presión.

La adopción de este dispositivo implica ventajas en términos de seguridad, de optimización del consumo y de gestión del ciclo de vida de los neumáticos. Circular por carretera con neumáticos desinflados no solo incrementa la distancia de frenado, reduciendo la estabilidad del vehículo, sino que también desgasta más rápidamente los neumáticos, aumentando la resistencia a la rodadura y, por tanto, el consumo.


Más información en la web del fabricante Alfa Romeo